¿Qué debes saber para tener unos dientes blancos y sanos?

Demi Moore perdió dos dientes por el estrés. ¿Me puede pasar a mí?
5 enero, 2018
Mostrar Todo

1. Cepíllate los dientes de 2 a 3 veces al día. Debes cepillarte los dientes todas las mañanas y las noches antes de acostarte. También puedes hacerlo a mitad del día si así lo prefieres.

Si te cepillas los dientes de la manera adecuada, podrás prevenir las caries y la gingivitis, además de eliminar las manchas de comida, lo que te proporcionará una sonrisa más saludable, limpia y blanca.

2. Sigue una dieta blanqueadora de dientes: Si bebes vino tinto o té negro o fumas cigarrillos o puros, tus dientes serán de un blanco no tan nacarado. Otros culpables de los dientes sucios incluyen las colas, salsas y zumos oscuros. En resumen: Si está oscuro, probablemente te manchará los dientes. Cepillate inmediatamente después de comer o beber y usa un buen agente de blanqueo. Para una conveniente acción de limpieza de los dientes, comete una manzana.

3. Los blanqueamientos funcionan: al contrario de lo que mucha gente piensa, los tratamientos blanqueantes no erosionan ni desgastan los dientes. Los productos de blanqueamiento dental funcionan mejor en los dientes amarillentos a causa de la comida o la bebida. Por el contrario, no son tan eficaces en los dientes manchados a causa de las enfermedades o los medicamentos.
Consulte con su odontólogo cual es el mejor sistema para usted.

4. ¿Hay alimentos que blanquean los dientes? Determinados alimentos ayudan a la dentadura: masticar apio limpia y el limón es bueno para las encías. Sin embargo, usarlos como blanqueadores tiene peligrosos efectos secundarios.

5. Existe todo un instrumental de higiene bucal que combate la halitosis: los cepillitos interproximales, el hilo dental, el limpiador lingual y los colutorios se encuentran entre ellos.

6. Reemplaza tu cepillo de dientes cada 3 meses. Los cepillos dentales viejos pierden su eficacia en la limpieza de los dientes. Asegúrate de comprar uno nuevo aproximadamente cada 3 meses. También deberás reemplazarlo cuando notes que las cerdas se doblan o se deshilachan. También debes reemplazar tu cepillo de dientes después de curarte de una enfermedad para así prevenir su propagación.

Mantén el cepillo fresco y seco para asegúrate de que no fomente la reproducción de bacterias perjudiciales y moho. Guárdalo en posición vertical para que pueda exponerse al aire y se seque de manera adecuada.

7. Morderse las uñas es un mal hábito: desgasta la dentadura, tiende a deformar la mandíbula y puede producir gingivitis.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies